jueves, 31 de enero de 2013

ANGELA MERKEL NO LO OLVIDAREMOS, GRACIAS


Editorial de La Nueva República*
 
Todos los medios de desinformación de la tiranía han tratado de hacer creer a los cubanos que la presencia de Raúl Castro en Chile fue un éxito y que al asumir la presidencia de la Celac recibió un espaldarazo. También han insistido en que el rechazo a la ley Helms Burton expuesto en la Declaración Final es un apoyo incondicional al régimen.  Uno que otro medio de prensa internacional ha publicado que el “presidente” de Cuba logró una victoria diplomática. 
 

Tdo el mundo sabe que Raúl Castro no es buen orador ni es carismático.  No es un tipo simpático ni aun cuando trata de serlo.  No fue un guerrillero valiente ni popular en el Ejercito Rebelde. Hoy manda en el país que destruyó su hermano porque siempre fue su mayor incondicional.  Desde que heredó el poder dictatorial Raúl Castro se ha dedicado a reprimir y a hacer promesas que nunca cumple porque su propósito de ganar tiempo.

¿Podía un personaje tan funestamente calificado lograr un éxito diplomático en la capital de una de las democracias más avanzadas de nuestro continente? Imposible.

Para que queden las cosas claras la presidencia –por un año– de Raúl Castro en la Celac había sido acordada de antemano como un arreglo entre los países.  Esto se debió a la influencia de Venezuela en el organismo regional. Hugo Chávez le ha financiado campañas en forma secreta y le provee petróleo en términos muy convenientes a los políticos de unos cuantos países miembros de la Celac.  Con el petróleo venezolano se compró la presidencia por un año a Raúl Castro y todavía se pueden comprar muchas cosas más.

En enero del 2012 el canciller chileno Alfredo Moreno comentó
a EFE en términos diplomáticos sobre :

 “las "diferencias" que existen entre Chile y los otros dos países que componen esa troika: el país que anteriormente ejercía la presidencia (Venezuela), el que la tiene actualmente (Chile) y el que la asumirá después (Cuba)”. 
 
Quien ganó una victoria en Chile fue la oposición democrática cubana.  Nunca antes la tragedia del pueblo cubano bajo la tiranía castrista había sido expuesta en forma tan intensa, pública y detallada a los chilenos.   En todos los medios de comunicación tradicionales de ese país y en las redes sociales los atropellos del castrismo quedaron al descubierto.  Tan auténtica y espontanea  denuncia  no se podría haber pagado a ningún precio.

Se ha insistido en el rechazo el embargo en la Declaración Final.  El tema se limito a  treinta palabras: 

“En este contexto y con referencia a la resolución de la Asamblea General A/RES/67/4, reafirmamos nuestras posiciones bien conocidas sobre la aplicación de las disposiciones extraterritoriales de la ley Helms-Burton”. 

Pero no se ha mencionado que en esa Declaración se incluyó, por insistencia del presidente chileno,  una amplia defensa de los Derechos Humanos cuyo texto ocupo 106 palabras:

    “Reafirmamos nuestro compromiso con la universalidad e indivisibilidad de los derechos humanos establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Reafirmamos nuestra determinación de cumplir con nuestras obligaciones emanadas de los pactos internacionales  de derechos humanos y los convenios que hemos ratificado y nuestro compromiso conforme a las declaraciones que hemos suscrito, para seguir mejorando la cooperación internacional, así como la promoción y protección de derechos humanos en nuestros países. Destacamos el papel central de las Naciones Unidas y la contribución de los órganos de derechos humanos y organizaciones como el Consejo de Derechos Humanos y nos comprometemos a continuar colaborando con el fin de fortalecerlos”.

Como si no fuera suficiente el punto ocho de la declaración es un amplio rechazo al terrorismo: “en todas sus formas y manifestaciones, independientemente de quién lo cometa…”  Parece una coincidencia, pero no lo es,  que el presidente chileno Sebastián Piñera le pidiera a Raúl Castro ayuda,  “de forma firme y clara” para poder juzgar a los terroristas que asesinaron al político chileno Jaime Guzmán y huyeron a Cuba. Raúl Castro fue suegro de uno de los asesinos, Juan ‘Chele’ Gutiérrez Fischmann, quien estuvo casado con su hija. Es difícil creer que  los terroristas chilenos no hubieran consultado con la dictadura terrorista el crimen que planeaban y que de antemano se les ofreciera refugio y tal vez hasta ayuda. Al final de la cumbre Piñera declaró:

“Ayer tuve oportunidad de pedirle de forma firme y clara que los asesinos del senador, como los asesinos de cualquier chileno en territorio chileno, puedan ser juzgados por nuestros tribunales de justicia”, dijo Piñera en una rueda de prensa tras la clausura de la cumbre Celac-UE.

Si algo faltaba para demostrar el fracaso castrista en este episodio fue el desplante que le hizo al dictador Raúl Castro la Canciller de Alemania Angela Merkel cuando evitó saludarlo durante el evento informal de la cumbre. 

Ella  es la líder indiscutida de la Unión Europea, lleva las riendas de Alemania, la economía más poderosa del viejo continente.  Vivió bajo los comunistas en la tristemente famosa Republica Democrática Alemana. 

La presencia del dictador de Cuba debe haberle desagradado tanto como haberle dado una bofetada política.  Aunque quizás como buena alemana lo tenía bien pensado, para que los políticos latinoamericanos, europeos y estadounidenses supieran que los principios democráticos exigen coherencia.  A los democrata cubanos nos envió un mensaje de solidaridad que en estos momentos  necesitábamos con urgencia. Angela Merkel no lo olvidaremos, Gracias


 *Semanario del CID en Cuba, ver en LNR


 Regresara al blog CubaCID

 Regresara a página central CubaCid.org


 

Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada